Publicado en: Mie, Nov 29th, 2017

Imco exige al relevo de Peña proseguir con reformas y el combate a la corrupción

Share This
Tags

Imco

El Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) exigió que el próximo presidente de México –sea quién sea– dé continuidad a las reformas estructurales emprendidas durante la administración de Enrique Peña Nieto y refuerce el combate a la corrupción, de acuerdo con el Índice de Competitividad Internacional (ICI) 2017, publicado hoy.

En este documento, México se ubica en el lugar 36 de una muestra de 43 países que fueron estudiados según su competitividad, es decir, según la organización, en “la capacidad de las economías más importantes del mundo para generar, atraer y retener talento e inversión”.

En contraste con ediciones anteriores, el ICI 2017 se presenta como un “memorándum para el presidente (2018-2024)” que recopila los seis temas considerados por el Imco –una organización de orientación empresarial, promotora del libre mercado– como “riesgos y oportunidades” para los próximos años y que el futuro ocupante de Los Pinos deberá atender.

Estos temas abarcan las reformas estructurales, el combate a la corrupción, el acceso a la salud, la deuda del sistema de pensiones, las tasas de recaudación, la “sobrerregulación” y la escasa presencia de México en el escenario internacional, específicamente ante la llegada de Donald Trump al poder en Estados Unidos.

De acuerdo con el documento, México cayó tres lugares en la clasificación del ICI desde 2001, debido a la inseguridad, el alto nivel de endeudamiento, la escasa innovación, así como a las debilidades existentes en materia de corrupción, libertades civiles, derechos políticos y libertad de prensa.

En su “paquete” de recomendaciones, el Imco pidió que el próximo inquilino de Los Pinos profundice la reforma energética, que abrió el sector a la iniciativa privada, así como la educativa –cuyos detractores tachan de reforma administrativa–, pues el informe asevera que “la correcta implementación de ambas es fundamental para aprovechar su potencial y cosechar sus beneficios”.

Según Juan Pardinas, el director general de la organización, el futuro presidente debe asumir el compromiso de “proteger y profundizar el camino que se ha avanzado”, ya que “las campañas electorales, en México y el mundo, no se caracterizan por la profundidad de sus argumentos o el detalle de sus diagnósticos”.

“En la política pública y la economía no existen los milagros, ni siquiera las alternativas perfectas. Las soluciones de una generación, con frecuencia, se convierten en los problemas de la siguiente”, aseveró Pardinas.

El combate a la corrupción es otro de los temas centrales que el próximo presidente deberá atender con prioridad para mejorar la competitividad, según el Imco.

En esta materia, la organización recomendó concretar el Sistema Nacional Anticorrupción –y dotar a los fiscales de autonomía política–, profesionalizar los ministerios públicos federales y estatales, blindar el sistema de procuración de justicia de las presiones políticas y “reformar las leyes de obra y adquisiciones”, entre otros.

El Imco deploró que “no podemos esperar un combate real en contra de la corrupción sin las personas encargadas de llevarlo a cabo”, pues señaló que varios puestos clave en el sistema de procuración de justicia están vacíos desde la renuncia de Raúl Cervantes Andrade a la Procuraduría General de la República (PGR) y del despido de Santiago Nieto Castillo de la Fiscalía Especializada Para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE).

De acuerdo con el Imco, el próximo presidente deberá lidiar con otros riesgos pendientes, entre ellos la “crisis de las pensiones”, en gestación desde hace dos décadas, que se evidencia ante la falta de cobertura de los trabajadores informales, la insuficiencia de las aportaciones al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y la deuda de 120% del PIB de los sistemas para los servidores públicos.

Como parte de la “reforma estructural a la seguridad social”, el Imco sugirió financiar el IMSS con “impuestos al consumo” y no con impuestos de nómina y, de manera más general, “eliminar las barreras” que enfrentan los mexicanos para acceder a un empleo formal.

En materia de desarrollo económico, el Imco subrayó que muchos mexicanos están inmersos en una trampa que abarca la pobreza “de la economía informal”, la discriminación y la falta de acceso real a derechos, entre ellos a la salud, en un país donde siete de cada diez adultos mexicanos sufren sobrepeso u obesidad.

La organización recordó que el gobierno recauda cuatro de cada diez pesos del Impuesto Sobre la Renta (ISR), un gravamen injusto porque “afecta a los trabajadores que menos ganan”, por lo que urgió el futuro gobierno a reducir el ISR para los trabajadores que ingresan hasta 10 mil 298 pesos mensuales.

El Imco criticó la “sobrerregulación” que eleva los costos y los tiempos de los trámites y alimenta la corrupción, por lo que alentó al futuro presidente a implementar el Sistema Nacional de Mejora Regulatoria –diseñado en la presente administración– y aprovechar las nuevas tecnologías para agilizar los papeleos.

RAZ


Comentarios