Publicado en: Jue, Sep 14th, 2017

Embajador de México en Uruguay ocultó 1.2 mdd en paraíso fiscal de Andorra

Share This
Tags

Arroyo Vieyra

El exlegislador priista guanajuatense y actual embajador de México en Uruguay, Francisco Agustín Arroyo Vieyra, ocultó durante años 1.2 millones de dólares en una cuenta de la Banca Privada D’Andorra, la BPA, institución intervenida en el 2015 por las autoridades de ese país cuando se detectó que era utilizada para pagar comisiones ilegales a políticos y para “blanquear” capitales, según una investigación publicada por el diario El País.

Arroyo Vieyra ha sido diputado local en el Congreso de Guanajuato en dos ocasiones, diputado federal tres veces y senador de la república por el PRI, cargos que ocupó de manera ininterrumpida desde 1994 hasta el 2015 y en la mayoría de los casos, por la vía plurinominal.

También aspiró a ser candidato del PRI a la gubernatura en el 2015.

Tras no conseguirlo, ingresó a la Secretaría de Relaciones Exteriores como oficial mayor, cuando la titular era Claudia Ruiz Massieu.

A mediados de marzo del 2016 fue nombrado embajador en Uruguay.

El miércoles pasado, El País dio a conocer documentos internos de la Banca Privada D’Andorra como parte de una investigación que reveló el depósito hecho a nombre de Arroyo, justificado como pago por servicios del despacho de abogados Salinas Arrambide y asociados en la Ciudad de México, con Pedro Raymundo Salinas al frente.

Este despacho fue contratado por la Cámara de Diputados federal en el 2013 –cuando Arroyo Vieyra era presidente de la misma- para ofrecer asesorías. Los contratos se hicieron por adjudicación directa y el despacho cobró 3.2 millones de pesos.

Entrevistado por los reporteros vía telefónica desde la Embajada de México en Uruguay, Arroyo Vieyra aseguró que no intervino en las adjudicaciones desde la Cámara al despacho. También se negó a revelar qué tipo de servicios le fueron pagados con esos recursos y habló de “un error” al haberlos cobrado a través de la BPA.

Esta institución fue intervenida en el 2015 y sus principales directivos sometidos a procesos judiciales, después de que el gobierno de Estados Unidos advirtió que cárteles de la droga en Colombia y México, lo mismo que consorcios como la constructora brasileña Odebretch, habían recurrido a ella para pagar comisiones ilegales a políticos, entre otras actividades ilícitas.

La cuenta se abrió entre 2011 y 2012, consigna El País. En su declaración a El País, el político y actual diplomático declaró que se trataba de un pago de honorarios de su despacho. “Fui legislador y postulante privado durante 25 años. Algún día me lo pagaron por ahí, pero ese dinero está en México y pagué mis impuestos. Tengo mi declaración fiscal en orden”, dice la cita del embajador.

Pero, aunque luego aclaró que sólo colaboró en un contrato profesional con el despacho Salinas Arrambide, Arroyo se negó a revelar el asunto por el que presuntamente recibió 1.2 millones de dólares a través de la BPA: “No puedo revelar los nombres de los clientes ni de qué se trata por secreto profesional”.

Según el priista, recurrió a la Banca de Andorra porque un promotor “nos embaucó”.

RAZ


Comentarios